RELATOS REALES
RELATOS REALES
 

 
RELATOS REALES
volver
.
imagen
François Bérenger Saunière, Nacido el 11 de abril de 1852 en la cercana aldea de Montazels, en 1879 recibió las órdenes sacerdotales. En 1885 fue destinado a la parroquia de Rennes-le-Château. Era un cura pobre, que mejoraba su alimentación con lo que pescaba y cazaba durante sus largas excursiones por la comarca.Sus dietarios, que se han conservado hasta la fecha, atestiguan un nivel de vida exiguo y raciones de hambre. La parroquia consagrada a María Magdalena y escenario de las supuestas bodas de Dagoberto II con Gizelle de Razès, se hallaba en avanzado estado de ruina hacia finales del XIX. La última restauración databa del siglo XV. Todo eso cambió cuando el nuevo presbítero emprendió gracias a algunas pequeñas donaciones la restauración del altar. Al levantar el ara de las antiguas columnas que la sustentaban aparecieron varios documentos guardados en tubos de madera, de lo cual hubo testigos, porque Saunière contaba con la ayuda de seis obreros para los trabajos de la restauración, y dos de ellos aún vivían en 1958 y corroboran el descubrimiento de los manuscritos.Desde aquel momento, Saunière mudó de fortuna. El hallazgo de cuatro documentos supuestamente antiguos puso en marcha un encadenamiento de hechos cuyas consecuencias rebasaron con mucho el mero bienestar espiritual del párroco. Desde aquel momento manifestó una inmensa riqueza, un tren de vida lujoso, hizo frecuentes viajes, restauró la iglesia, se embarcó en nuevas construcciones y convirtió Rennes-le-Château en punto de reunión de nobles y destacados visitantes.
¿Cuál fue el descubrimiento del párroco? ¿Que pueden contener unos manuscritos para mudar de tal forma la vida de una persona y de un lugar? De hecho doscientos años antes podemos encontrar vestigios de secretos escondidos. Mucho se ha escrito sobre la presencia de una misteriosa tumba de piedra, en medio de la vegetación, en las cercanías de Rennes-le-Château, habiéndose sugerido que esa tumba es la misma que el famoso pintor francés Nicolas Poussin representó en una obra de 1647, Les Bergers d´Arcadie II, la más misteriosa de todas las suyas. En ella vemos a un grupo de pastores observados por una enigmática mujer y reunidos alrededor de una tumba, en uno de cuyos laterales se muestra la leyenda «Et in Arcadia ego». La pintura se encuentra en el Louvre y Saunière encargo copia de ella. El cuadro, el cura y los pergaminos se combinan para aumentar el secreto de Rennes-le-Château.La pericia de Saunière, con su no explicado acceso a una fabulosa fortuna y su repercusión en la tranquila vida aldeana de Rennes-le-Château, venían a confirmar las viejas historias sobre tesoros. De hecho los campesinos de la región tenían una explicación bien sencilla sobre la fortuna del párroco. Ningún enigma que descifrar: el nuevo cura se habría tropezado con una fuente de riqueza escondida por los antepasados. Pero el caso fue que mientras vivió, Saunière guardó silencio absoluto sobre el origen de sus fondos y se negó obstinadamente a revelar el secreto. Las especulaciones interminables a que dio lugar tal actitud se multiplicaron después del súbito fallecimiento de aquél. ¿Cómo pudo llevarse a cabo el rápido enriquecimiento de Saunière? ¿De donde provenía el dinero? ¿Qué contenían los misteriosos pergaminos?. ¿Tenían algo que ver con el misterioso secreto de los Cátaros, por el cual prefirieron ser quemados, muchos siglos atrás, en esta misma región? ¿Descubrió Saunière el tesoro escondido de los Templarios? Nunca lo reveló, pero dejó muchas pistas a su alrededor. Especialmente en su iglesia.
Después del descubrimiento de los pergaminos y durante varios años Saunière se dedicó a restaurar la iglesia añadiéndole decoraciones y detalles, figuras estrafalarias y tallas estrambóticas. Cualquier católico que entre en el lugar y desee persignarse encontrará que la pila del agua bendita está sustentada por un personaje bien conocido, aunque desde luego el que menos esperaría encontrar en tal lugar, el diablo en persona. Por otro lado las estaciones del vía crucis, muy llamativas y desproporcionadas de tamaño difieren de los grabados de los vía crucis normales. Y por si esto fuera poco hizo colocar en el dintel de la puerta la siguiente inscripción "Terribilis est locus iste" Este lugar es terrible.Saunière halló cuatro o cinco pergaminos en unos tubos de madera sellados. Dos de ellos contenían genealogías relacionadas con la dinastía merovingia, los otros hablan de pasajes evangélicos. Uno se refiere a como iba Jesús con sus discípulos en sábado por unos sembrados, y ellos cortaron algunas espigas y las comieron. El otro cuenta la cena en Betania con Lázaro resucitado de entre los muertos, durante la cual María Magdalena ungió los pies de Jesús.
La versión oficial de los pergaminos está exhibida a la vista del público en las paredes del museo Saunière en Rennes-le-Château. Desde que las copias de los pergaminos fueron publicados –los originales permanecen ocultos- se ha intentado descifrarlos a partir de variadas aproximaciones. El Enigma Sagrado es posiblemente la obra mas leída sobre el tema y en ella, como en estudios posteriores, se enfatiza que el tesoro encontrado en el interior de la iglesia de María Magdalena, fue de naturaleza espiritual. Un secreto preservado a través de milenios, una herejía que atenta contra los fundamentos de la Iglesia y que perturba a todo cristiano comprometido: El cuerpo de Jesús permanece enterrado en un lugar cercano a Rennes-le-Château. Una versión señala que se exilió después de sobrevivir a la crucifixión mientras otra se inclina a que su cuerpo fue traído momificado por los templarios, y ambas que tuvo descendencia de su unión con Maria Magdalena. Y que su línea genealógica llega hasta hoy día. Si esto fuese cierto las leyendas sobre el Santo Grial adquirirían nuevos significados. Mucho se ha escrito sobre el misterio de los cátaros y Rennes-le-Château. Hoy sabemos que la fortuna de Saunière provenía de las donaciones de nobles y de sociedades secretas vinculadas al secreto. Un secreto que indiferentemente sea verdad o mentira, atrae a numerosos visitantes con ánimo de encontrar algo que quizás por su simplicidad permanece oculto a sus miradas pero abierto a sus corazones. Cierto o falso, verdad o mentira, forma parte de la historia de Rennes-le-Château. Algo que muy pronto todos podremos ver. No te lo pierdas, descubre con nosotros el misterio escondido en la iglesia de Rennes-le-Châtreau.
LAS CLAVES DEL MISTERIO, en la entrada de la iglesia, el Reverendo Saunière hizo colocar las siguientes inscripciones: "Mi casa se llamará casa de oración" y "Terribilis est locus iste" - Este lugar es terrible- La referencia bíblica completa es: "Mi casa será llamada casa de oración, pero vosotros la habéis convertido en cueva de ladrones" (Mateo 21,13). Este lugar es terrible, es la casa de Dios y la puerta de los cielos (Génesis, 28,17)El trabajo de reconstrucción de la entrada terminó en 1897 y costó el equivalente de 3.500.000 francos actuales. En el suelo de la iglesia está dibujado un tablero de ajedrez de 64 cuadrados orientado hacia los cuatro puntos cardinales. Justo en la entrada se encuentra la estatua del diablo Asmoideo (ver cuentos en El Pensa) sosteniendo la pila de agua bendita y sobre ella existe un grupo escultórico de cuatro ángeles donde puede leerse la frase que Constantino había visto en el cielo: "Con este signo le vencerás" que por supuesto está bajo la señal de la cruz. Pero la frase real de Constantino era sólo: "Con este signo vencerás". Este añadido -le- al original ha alimentado muchas polémicas.Un dato significativo es que todas las estatuas en la iglesia miran hacia el suelo. En el lado derecho del altar la Virgen está sosteniendo un niño. En el izquierdo San José está sosteniendo otro niño. Los dos niños a ambos lados del altar sugieren la idea de que Jesús tenía otro hermano o que uno
es efectivamente Jesús y el otro su hijo y que, según la leyenda del Grial, su descendencia escapó de la masacre de Montsegur. En la iglesia de Rennes-le-Château algunas estaciones del Vía Crucis usan elementos e incluso escenas que difieren de las habituales, lo cual se interpreta como nuevas claves del misterio dejadas por Saunière. Son lápidas muy llamativas, de tamaño desproporcionado con relación a las
dimensiones no demasiado grandes del templo, y tal como han señalado algunos autores, difieren de los vía crucis habituales en detalles tales -imposibles de ignorar por un sacerdote- que indican una voluntaria intención críptica. Incluso, todo el Vía crucis está orientado en dirección contraria a la habitual.Destacamos algunas de las estaciones:
Estación II. Un joven se arrodilla sobre un casco dorado y recoge un trozo de lanza. Jesús viste una túnica roja. Se observa una escalera orientada hacia el cielo.
Estación XI. Jesús está siendo clavado a la cruz. Un soldado le despoja de la túnica roja. El fondo es oscuro, como señalando la noche. Pero el evangelio señala que la oscuridad se produjo solo después de la muerte de Cristo.
Estación VII. Un soldado franco aguanta la túnica roja de Jesús, mientras ante él hay una mujer con un velo de viuda y un niño envuelto en una tela escocesa de color azul. Los masones se hacen llamar: "el hijo de la viuda", del mismo modo que existen en la franco-masoneria el rito escocés y el grado azul.
Estación XIV. Esta no es precisamente la imagen de Jesús resucitado elevándose sobre el sepulcro. En cambio vemos a unos personajes que al amparo de la noche transportan el cuerpo sangrante de Jesús. -Obsérvese la herida en el lado izquierdo del cuerpo- Esta imagen suele interpretarse como lo que pudo suceder después de un simulado entierro: Algunas personas se llevan el cuerpo aún vivo de Jesús.
imagen
El Niño de Somosierra
La inexplicable desaparición del Niño de Somosierra. El 26 DE JUNIO DE 1986 una fecha que seguro alguno de ustedes recordarán como trágica. Tuvo lugar el fatal accidente de una cisterna que transportaba Ácido Sulfúrico, protagonizando la muerte de 2 personas y la desaparición de otra, conformando el caso del "Accidente de Somosierra" mas famoso por el niño de Somosierra.
Foto de la portada de un periódico con la el accidente del niño de Somosierra.
El 26 de julio de 1986 Andrés Martínez, un experimentado conductor, y su esposa Carmen Gómez, viajaban en la cabina de un enorme camión cisterna rumba a Bilbao, España. El cargamento: 20,000 litros de ácido sulfúrico.

De forma inexplicable, aquel experimentado camionero emprendió el descenso del puerto de Somosierra, la pendiente es muy prolongada y la velocidad a la que el iba era suicida. A la altura del límite entre Madrid y Segovia se produciría lo inevitable: El accidente que involucraría a otros tres autos... El camión cisterna que transportaba el ácido era un montón de fierros retorcidos por el que corrían los miles de litros de ácido abrién-dose paso rumbo a las laderas del río Duratón.


El análisis preliminar del accidente era escalofriante: la cabina del camión había sido aplas-tada por la pesada cisterna y el ácido mortal caía sobre los cuerpos de los esposos Andrés Martínez y Carmen Gómez. Al no poder hacer nada por ellos, las autoridades se preocuparon por neutralizar los efectos nocivos del ácido. Sin embargo, al caer la tarde una noticia paralizó a las autoridades: el vehículo causante del accidente transportaba un tercer pasajero.

Los padres del fallecido conductor Andrés Martínez denunciaron la desaparición de su nieto Juan Pedro Martínez Gómez, de 10 años, y que se había despedido de sus abuelos antes de abordar junto a sus padres el fatídico camión cisterna. La noticia originó una rápida operación de búsqueda, pero no se encontraron rastros del niño.

Ante el infructuoso rastreo, la primera hipótesis que se deslizó fue que el cuerpo del pequeño Juan Pedro había sido disuelto por el ácido, pero esta teoría fue desechada por los expertos químicos, quienes afirmaron que un cuerpo humano no podía evaporarse a causa del ácido sin dejar algún rastro.

¿DÓNDE ESTá JUAN PEDRO?

Durante los dos siguientes días la policía rastreó minuciosamente toda la zona, pero la búsqueda no dió resultados. Una parte importante de la investigación era reconstruir el recorrido de la cisterna, para lo cual los expertos extrajeron el tacógrafo del camión, que no es otra cosa que un disco de papel que marca las paradas y la velocidad del vehículo.

Según el tacógrafo, el viaje lo emprendieron a las 7 de la tarde, teniendo como primera parada un lugar llamado la Venta del Olivo, a pocos kilómetros de Cieza, en Murcia. La segunda parada la realizaron a las 0:12 horas en la localidad de Las Pedroñeras. Siendo casi las 3:00 de la mañana llegaron a la gasolinera "Los ángeles", en la entrada de la capital de España. Dos horas y media después efectuaron la parada definitiva en el mesón Aragón, en las faldas del puerto de Somosierra.

Es en esta parada donde un camarero vió por última vez al niño desaparecido e incluso lo describio perfectamente ya que le llamó la atención que un niño de esa edad aceptara ponerse un sweter y pantalón de color rojo ambas prendas. El testimonio confirmaba que Juan Pedro continuaba con sus padres al iniciar el ascenso a Somosierra.

Mientras se continuaba con la reconstrucción del recorrido del fatídico camión, el misterio seguía creciendo. Según el tacógrafo, en la siguiente hora y 23 después de esa parada en el mesón y antes del accidente, el camionero realizó doce paradas. Los profesionales de la carretera afirman que en un trayecto tan corto como ése no debió haber ni una parada, o en un momento dado una o dos veces como máximo... Entonces qué ocurrió? ¿Por qué paró una docena de veces en poco menos de hora y media? ¿y por qué bajar a tanta velocidad un pendiente tan peligrosa?

En todos estos años, la hipótesis de un secuestro ha cobrado fuerza, ya que se hace difícil pensar que un vehículo apenas salido de una revisión total como la cisterna sufriera algún desperfecto mecánico. Entonces, la lógica nos puede llevar a pensar que la ex-cesiva velocidad de la cisterna se debía a un desespe-rado intento de dar alcance a otro vehículo.

Ahora bien, ¿por qué un rapto en una zona tan poco usual?... Una de las hipótesis es que Andrés Martínez habría sido obligado a transportar drogas y al negarse le arrebataron a su hijo. Sin embargo, investigaciones posteriores desecharon totalmente esa teoría.

Pero las dudas aumentaron conforme pasó el tiempo ya que dos años después de este fatal accidente, un niño idéntico a Juan Pedro Martínez Gómez e incluso con la misma ropa fue visto en las cercanías de Badajoz. Pero no solo eso, sino que desde entonces, la policía ha recibido varios reportes de que un niño vestido de rojo, va caminando a la orilla de la carretera casi siempre en las afueras de diferentes poblaciones rurales, pero todas ellas cercanas a Somosierra.

Al no encontrar una solución a este caso, disparatadas conclusiones salen a la luz, como por ejemplo que Juan Pedro fue trasladado a otro plano dimensional, a un punto en el espacio y el tiempo donde se encuentra encerrado. La verdad a ciencia cierta aun no se sabe, pero lo único que no se puede negar en que todo intento de búsqueda fue infructoso. La única prueba que muestra que el pequeño Juan Pedro estuvo en la cabina de la cisterna, es un zapato que le pertenecía... Tal vez por eso sigue siendo uno de los Enigmas y Misterios que mas atrae a los investigadores de lo inexplicable.
imagen
imagen
LAS CARAS DE BÉLMEZ

Esta famosísima historia se produjo, y continúa produciéndose, en un pequeño pueblo de Jaén, Bélmez de la Moraleda.

En agosto de 1971 un niño descubría en el suelo de la cocina un rostro. Una especie de cara dibujada en el piso. María Gómez Cámara, su esposo, Juan Pereira, y su hijo Diego, arrancaron a golpe de pico la cara, pero poco tiempo después otro rostro surgió en el lugar. A partir de entonces decenas de caras fueron apareciendo tanto en el suelo como en las paredes de la vivienda.

Mucho ha sido lo que se ha dicho sobre las "Caras de Bélmez", pero lo cierto es que han permanecido siempre ahí. Lo cierto es que la causa de esta psicoplastia (así se denomina a este fenómeno), continúa siendo un misterio. Algunos vecinos de la población cavaron en la cocina de la señora Pereira y encontraron algunos huesos viejos enterrados allí. Según rumores, la casa había sido construida sobre un antiguo cementerio, lugar de descanso de mártires cristianos muertos por los moros en el siglo XI.
imagen
imagen
LAS PISTAS DE NAZCA
En Perú, a 450 kilómetros al sur de Lima y cerca del océano Pacífico, se encuentran las pampas de Ingenio, Nazca, Palpa y Socos. Allí, en planicies elevadas entre los 460 y los 670 metros, se extiende un enigma arqueológico que ha llamado la atención de los curiosos desde que fue observado por primera vez por el conquistador español Cieza de León, en 1547: cientos de líneas rectas que a menudo superan un kilómetro de longitud, grandes trapecios, espirales, triángulos, 'plazas' y dibujos de animales y personas se reparten de forma caótica en el desierto.

Un colibrí, un cachalote, una araña o un mono -de tales dimensiones que es necesario tomar una avioneta para poder observarlos- componen un insólito paisaje arqueológico considerado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco. ¿Quién hizo estos dibujos? ¿Cuándo? ¿Para qué? Los arqueólogos Johny Isla Cuadrado y Markus Reindel han obtenido las respuestas a estos interrogantes. Los dos científicos encabezan desde 1996 un equipo arqueológico de la Fundación Suiza Liechtenstein para las Investigaciones Arqueológicas en el Exterior.

La primera explicación sobre el significado de estos geoglifos se remonta al siglo XVI. Después de que Cieza de León observara «señales» sobre la llanura desértica, el corregidor Luis Monzón quiso darles un sentido y escribió en 1568 que las líneas eran carreteras. Paul Kosok, el primero en realizar una observación aérea ya en el siglo XX, dijo que se trataba de «rutas rituales». Poco a poco, influido por las ideas de la matemática alemana Maria Reiche, este estudioso publicó en la revista 'Archaeology' que Nazca era un gigantesco calendario astronómico.

Tras las hipótesis de los científicos, más o menos razonables o arriesgadas, llegaron las incursiones inevitables de los escritores sensacionalistas. Erich von Däniken, el hostelero suizo que popularizó la teoría de que la Tierra fue visitada por extraterrestres en un pasado remoto, acogió el enigma arqueológico de Nazca con entusiasmo y lo convirtió en patrimonio de los seguidores de los platillos volantes. Däniken afirmó que las líneas de Nazca eran un recuerdo de sus famosos astronautas del pasado.

Estudio arqueológico

Después de cinco temporadas de trabajo de campo, el equipo de Reindel e Isla ha aclarado el misterio de las llanuras de Nazca. Los arqueólogos han documentado y excavado más de 650 yacimientos y han conseguido trazar la historia de la cultura que generó estos dibujos, además de darles un sentido científico.

El área investigada por estos expertos se extiende por los valles de Palpa, Viscas y Río Grande, una zona que abarca más de 350 kilómetros cuadrados, en los que se han localizado y topografiado cientos de asentamientos de diversas épocas. Los expertos afirman que esta región fue habitada de forma continua por las culturas Paracas y Nazca desde el año 800 antes de Cristo (aC) hasta el final del imperio Inca, en el año 1532 de nuestra era. Isla y Reindel han determinado que «las primeras líneas y figuras se elaboraron al final de la cultura Paracas, hacia el 200 aC», tomando como modelo las decoraciones de la cerámica.

Los geoglifos alcanzaron su máximo es-plendor cuando los asentamientos de la cultura Nazca estaban en pleno desarrollo (200 aC-650 después de Cristo). La evidencia arqueológica indica que los dibujos se dejaron de realizar a medida que surgían conflictos entre grupos de la misma sociedad.

Para Isla y Reindel, el significado de estas figuras está relacionado con la importancia del agua para la cultura Nazca, que consiguió alcanzar un gran desarrollo en una de las zonas más áridas del planeta. En esta sociedad «el agua se distribuía con sistemas de riego bien organizados sobre toda la parte media y baja de los valles», según explican estos expertos.

Paisaje ritual

El agua jugó un importante papel en la religión local. Las excavaciones han sacado a la luz pequeñas estructuras situadas en los geoglifos en las que se han encontrado ofrendas de productos agrícolas y animales, sobre todo marinos. «Entre éstos destacan las conchas de 'Spondylus' que en el área Andina han sido considerados, desde hace miles de años, como símbolos de agua y fertilidad». Los dibujos formaban un paisaje ritual cuyo fin debió ser propiciar la provisión de agua.

Para confirmar la relación entre las figuras y los asentamientos era necesario encontrar las poblaciones más importantes de la cultura Nazca. Isla y Reinkel han conseguido localizar el centro administrativo y religioso de esta sociedad, durante época temprana, en el lugar de Los Molinos. Otro yacimiento, Los Muños, fue la capital durante la época Nazca Medio (200-400 dC). Ambos lugares, que descubrieron a los arqueólogos la existencia de una arquitectura planificada, se encuentran en las cercanías de los geoglifos. Tumbas, edificios monumentales, estructuras aterrazadas y ofrendas son los testigos de una sociedad compleja muy humana y nada extraterrestre.

Con estacas y cordeles

Estacas y cordeles. Elementos tan simples como éstos sirvieron a los antiguos pobladores de Nazca y Palpa para trazar las líneas y dibujos que tachonan el desierto. Los que sueñan con tecnologías desconocidas, heredadas de misteriosas civilizaciones perdidas, suelen sentirse decepcionados con las explicaciones de los arqueólogos. Sin embargo, la sencillez del método de elaboración y la espectacularidad de los resultados son una muestra admirable del ingenio humano.

Vistas de cerca, estas líneas se convierten en simples surcos en el suelo: son zanjas que nunca superan los treinta centímetros de profundidad por otros tantos de anchura. Las características geológicas de la pampa propician que no sea necesario mucho más para obtener un resultado visible. La superficie está compuesta por una capa de guijarros de un color rojizo oscuro causado por la oxidación, que cubre otra de un color amarillento claro. Los nazcas se limitaron a retirar las piedras superiores siguiendo un trazado que previamente habían señalado con estacas, unidas por cordeles, a partir de un modelo a escala menor. Las piedras eliminadas eran acumuladas en pequeños túmulos que todavía se conservan.

Si se tiene en cuenta que los 'dibujantes' nunca pudieron observar su obra, que se aprecia sólo desde el aire o parcialmente desde algunas lomas, la perfección del resultado es llamativa. El clima se encargó de las labores de conservación: este desierto es uno de los lugares más secos del mundo, con un promedio de media hora de precipitaciones cada dos años. Los dibujos siempre han estado a salvo de ser borrados por lluvias torrenciales.
imagen
imagen
imagen
AMITYVILLE
No hay ciudad o pueblo que no tenga una casa embrujada, aquella que desde niño miramos con miedo, más que nada porque se trata de un lugar abandonado y en mal estado, sobre el cual pesan una serie de historias, que en la mayoría de los casos son inventadas para justificar el porqué nadie las habita.

Pero no todas estas casas embrujadas son puro cuento, o están deshabitadas. Hay algunas en donde realmente suceden cosas extrañas, aún con gente en su interior. La sede de la Escuela de Periodismo de la Universidad de Viña del Mar es un ejemplo: las historias que se cuentan sobre esa casa y la cantidad de incendios sin explicación que registra Bomberos, ha dado pie para muchas leyendas. También está el conocido fantasma del Palacio Rioja, que se ha dejado ver y sentir en reiteradas oportunidades en los salones en donde funciona el Conservatorio de Música.

Pero hay casos en que estas extrañas presencias al interior de una casa han ido más allá de simples apariciones. Uno de los casos más perturbadores que registra la historia es el ocurrido en la localidad de Amityville, en Estados Unidos, donde una familia fue literalmente expulsada de su vivienda por entes de naturaleza desconocida, y hasta el día de hoy nadie ha sido capaz de volver a habitar esta casa. Los protagonistas del caso, que incluso inispiró una película, nunca quisieron hablar de lo que realmente ocurría en esa casa, hasta que hace algunos años dieron una entrevista a un programa periodístico en Estados Unidos, donde revelaron sólo parte de la espeluznante experiencia que les tocó vivir en la casa de Amityville.

112, OCEAN AVENUE

Esta historia tiene como escenario una casa ubicada en el 112 de Ocean Avenue, en Amityville, Nueva York. La madrugada del 15 de noviembre de 1974, el hijo mayor de la familia DeFeo, de tan sólo 17 años, asesinó a sangre fría a sus padres y hermanos, con un rifle, dejando un total de seis personas muertas.

Los investigadores no tenían ningún indicio que les permitiese sospechar de alguien en concreto, hasta que uno de los detectives que recorría las habitaciones de la casa en busca de alguna pista encontró en la pieza del único superviviente dos cajas de cartón de balas para un rifle.

Las investigaciones comenzaron a arrojar resultados asombrosos, como un robo que el joven habría cometido contra su abuelo y sus extraños cambios de humor. Después de largos interrogatorios, la policía consiguió la confesión, y el joven fue condenado a 25 años de prisión.

Retirada de los cadaveres del asesinato de Amityville.

UNA CASA POSEIDA POR EL ESPIRITU DEL MAL

Pero la verdadera historia de Amityville comienza días después, el 28 de diciembre de 1974, veintiocho días después de los asesinatos. Ese día, otra familia, compuesta por el matrimonio de George y Kathy Lutz, se mudó al lugar donde había ocurrido la masacre. La casa, espaciosa y de muy bonita arquitectura, estaba a la venta a un precio excepcionalmente barato, y los Lutz decidieron obviar los violentos hechos ocurridos con antelación y compraron el inmueble, aunque solamente pudieron ocuparlo 16 días debido a los extraños fenomenos que se sucedían...

Desde el primer momento en que ocuparon la casa, el matrimonio y sus hijas pequeñas sintieron una presencia sobrenatural, que se iba haciendo más fuerte cada día. Al principio, se escuchaban ruidos extraños a lo largo del día; luego, comenzaron a aparecer manchas en las paredes y malos olores sin motivo aparente, y las puertas y ventanas se abrían solas.

Kathy Lutz agregaría que en reiteradas ocasiones se sintió observada en ciertas partes de la casa, principalmente en las habitaciones, y que una vio unos ojos rojos que la miraban desde la oscuridad a través de la ventana. De repente, comenzó a tener pesadillas repetitivas con los crímenes sucedidos en la casa, pero soñando que las víctimas eran los componentes de su familia.

La suppuesta entidad que habitaba la vivienda trató incluso de apoderarse de los cuerpos de sus residentes, manipulándolos a su propia voluntad y obligándolos a cometer actos de naturaleza violenta, algo en lo cual los Lutz nunca han querido ahondar.

A los pocos días de habitar el lugar, el matrimonio se convenció de que la casa estaba poseída por una presencia demoníaca y recurririó al sacerdote de la iglesia más cercana, quien contaría después que al tratar de bendecir la casa, escuchó una voz que lo echaba, una voz que surgió de la nada desde la planta más alta de la casa y que gritó: ¡¡¡ LARGATE DE AQUÍ !!!. Según los relatos de la época, cuando el sacerdota ingresó a la casa, el ambiente se llenó de un olor putrefacto y una nube de moscar invadió el lugar. El religioso debió luchar con una fuerza física que le impedía acercarse a la casa y finalmente fue violentamente expulsado.

La visita del sacerdote marcó el punto en que los sucesos paranormales se incrementaron, George empezó a sentir presencias extrañas también, e incluso sentía miedo a abrir los grifos pues suponía que una presencia maligna podía salir de ellos si abría la llave de paso. Las alucinaciones se hacían más comunes y la desconfianza en la familia se acrecentaba, George afirmaba que su mujer se estaba tranformando en una bruja pués, según él, se le estaban cayendo los dientes y el pelo. Tal punto que los Lutz debieron abandonar para siempre la casa, que desde entonces se encuentra deshabitada y sobre la cual pesa el estigma de la leyenda de Amityville.
imagen
imagen
imagen
fin
imagen
Fantasmas del Reina Sofia
Decenas de hechos paranormales denunciados por sus funcionarios han hecho que el Museo Reina Sofía sea uno de los lugares más misteriosos de Madrid. Su historia comienza a finales del siglo XVIII, cuando es construido por José Hermosilla y Francisco Sabatini para asumir las funciones de Hospital General. En aquel lugar murieron miles de personas que fueron enterradas en su subsuelo. Así, empezaron a surgir multitud de historias sobre el hospital: todas las noches, los espíritus de los fallecidos invitaban a los enfermos a formar parte de una legión de almas errantes.

Supuesta foto de un Fantasma de un monje vagando por una iglesia.
A finales del siglo XVIII se construyó el hospital general con una capacidad de 18.000 personas. Hubo una época en la que murieron muchas personas ingresadas en este hospital por peste y epidemias, que tuvieron que ser enterradas en le subsuelo.

Estos hechos hizo que surgieran las historias de fantasmas que anunciaban la muerte a los que agonizaban. El hospital dejó de funcionar en el año 1965, estuvo 20 años abandonado hasta que la academia de san Fernando y la dirección general de bellas artes pidieran al gobierno su conservación y que los declarase edificio historico-artistico. En 1982 se decide destinar el edificio a el museo de Arte Moderno Reina Sofía. En la remodelación del edificio se encontró restos de esqueletos, cadenas, grilletes y material de hospital.

En 1990 se hizo la segunda remodelación del edificio, esta vez encontraron tres monjas momificadas enterradas en la antigua capilla del hospital. Curiosamente las tres momias siguen enterradas debajo de la puerta principal del museo. En 1992 se coloco en este museo el cuadro del Guernica. Meses después empezaron los sucesos extraños:
Foto del Museo Reina Sofía de Madrid.

puertas que se abren y se cierran solas, alarmas que se activan solas, voces y gritos en salas vacías...... Algunos funcionarios se tomaron a broma el fantasma del museo, al que llamaron Ataulfo.

Foto de una aparicion de una niña que supuestamente murio en el incendio de esta casa.
Una noche se entretuvieron invocando al fantasma con la ouija, Ataulfo predijo el futuro a unos de los vigilantes jurado: “- dentro de unos días vas a tener una gran desgracia, prepárate” Días después un familiar muy cercano murió en un accidente de tráfico. Algunos lo achacaron a la casualidad, otros no querían seguir trabajando en el museo y pidieron el traslado.

Técnicos en parapsicología visitaron el museo. Una médium afirmó que el fantasma existe y que se trata de un sacerdote que murió torturado durante la guerra civil. Otros dicen que el fantasma se trata de Picasso, que no está conforme con el traslado de su obra a un hospital convertido en museo, el caso es que para muchos funcionarios del museo Ataúlfo existe y provoca fenómenos extraños.


La última denuncia Un ex-vigilante del Museo Reina Sofía pedía que acabasen con "las molestias y perturbaciones" que provoca Ataúlfo, el fantasma de la citada pinacoteca.

El denunciante que había solicitado la baja "por culpa de los espíritus", dice sufrir nerviosismo, sudores y mareos, y reclama que se practique un exorcismo en el museo para acabar con Ataúlfo.

En la denuncia se explica que, entre los años 1993 y 1995, acreditados parapsicólogos llevaron a cabo una serie de investigaciones en el Reina Sofía. Durante las mismas, unos funcionarios aseguraron haber visto una procesión de monjas del siglo pasado en el interior de la pinacoteca y varios vigilantes solicitaron el traslado porque "vieron cosas raras y oyeron voces del más allá".

La Consejería de Medio Ambiente ha resuelto finalmente que "carece de competencias sobre fenómenos paranormales" click para seleccionar
imagen click para seleccionar
fin
imagen
imagen
leyendas misterios y psicofonias de Belchite
La leyenda de Belchite comienza en epoca de la Guerra Civil Española, con el bombardeo de todo el pueblo y con la muerte de sus habitantes A raiz de estos hechos se dice que por las ruinas del Belchite Viejo (tengo que aclarar que me refiero a Belchite Viejo al existir actualmente el pueblo llamado Belchite que es el que esta habitado y el Belchite Viejo que es el que fue destruido), vagan las almas de toda la gente que murió... Segun nos adentramos en el pueblo, podemos observar a los lados como se levantan una hilera de edificios y casas, todos desvastados por las bombas.

Foto de la ruina misteriosas y fantasmales de Belchite.
se dice que por las ruinas del Belchite Viejo (tengo que aclarar que me refiero a Belchite Viejo al existir actualmente el pueblo llamado Belchite que es el que esta habitado y el Belchite Viejo que es el que fue destruido), vagan las almas de toda la gente que murió...

En el verano de 1937, fuerzas republicanas al mando del general Pozas iniciaban una ofensiva con la que consiguieron ocupar Quinto, Codo y Mediana, amenazando la ciudad de Zaragoza. Después de un año de guerra civil en España, los nacionales del general Franco se encontraban a punto de entrar en Santander, y la ofensiva republicana en Aragón pretendía impedir la pérdida de la plaza cántabra y del frente del Norte que aún resistían.

A finales de agosto, el avance de las tropas gubernamentales se encontró con un grave escollo: el pueblo de Belchite, bien fortificado y con una guarnición nacionalista de unos dos mil efectivos que resistieron hasta el 6 de septiembre de 1937.
Foto en el interior del pueblo ruinoso y fantasmal de Belchite.

Belchite, centro comarcal de la Tierra de su mismo nombre, enclavada en un medio natural típico del secano aragonés, quedó completamente arrasado y se calcula que los muertos en la batalla fueron unos seis mil.


El importante patrimonio histórico y urbano ya dañado por las consecuencias de las guerras carlistas, quedó prácticamente arrasado en los aciagos días del verano de 1937. Belchite no fue reconstruido y hoy conviven el pueblo nuevo y el viejo, en un impresionante testimonio de la violencia de los hombres para con su historia.

La guerra civil española se pierde entre los muros del pueblo abandonado, desgarrados por las balas y los obuses, para trascender hasta convertirse en un símbolo intemporal de los anhelos de paz.

Hoy, existe un Belchite subterráneo, ya que durante la guerra, la gente comunicó con túneles las bodegas de las casas para esconderse y poder comunicarse sin riesgo. Bajo tierra, podría haber documentos y objetos de valor histórico sobre el pueblo, la guerra y la vida cotidiana durante el conflicto.

Los que han atravesado sus calles polvorientas lo han sentido, es como si el tiempo se hubiese detenido. Esperas que en cualquier momento unos niños salgan corriendo de uno de los caserones destruidos, y es que aun se siente vida en el pueblo.

Para muchos investigadores de lo paranormal, el viejo Belchite, es el lugar perfecto para realizar psicofonias, y por los resultados podemos afirmar que así es, tanto por la cantidad como por la calidad.

Una de las mejores grabaciones realizadas fue sin duda la de nuestros amigos David Garcés y Paco Calahorro, que junto a un equipo de investigadores consiguieron grabar en la iglesia de San Martín una voz. Después de analizarla, hay unanimidad en catalogar la voz de una niña o niño, también se puede escuchar un clic metálico característico de estas grabaciones, la escalofriante voz dice: "Rojo al suelo".

Según los investigadores, allí no había ninguna niña o niño que hubiera podido realizar la misteriosa inclusión.

Al escucharla, parece que uno ha sido capaz de recoger un breve fragmento de historia, como si la voz hubiese perdurado a través del tiempo con la posibilidad de ser captada en determinados momentos. click para seleccionar
imagen click para seleccionar
FIN
imagen
imagen
El Sanatorio de La Atalaya
El Sanatorio de La Atalaya en Ciudad Real es un lugar muy misterioso, un lugar marcado por una tragedia es el escenario de extraños sucesos y leyendas muy conocidas entre la gente de Ciudad Real. Apariciones de una dama fantasmal en una curva, un extraño psiquiátrico abandonado en una colina donde según los testigos suceden fenómenos extraños, apariciones de luces en el cielo y extrañas neblinas que envuelven el lugar son solo unos cuantos sucesos en la Atalaya, un lugar a las afueras de la ciudad. Y lo que está usted a punto de leer, son una serie de sucesos que tal vez marcaron el lugar. Y una serie de hechos que tal vez tengan que ver por la situación en un lugar marcado por la tragedia, por el dolor.

Curva donde, siempre según los testimonios, se aparece la "dama de la Atalaya".
"Un policía, presunto autor de la muerte de dos jóvenes en La Atalaya". Aquel era el titular de la portada del periódico Lanza del miércoles 22 de abril de 1987. Y continuaba de la siguiente forma: Tres muertos por arma de fuego, una pareja de novios y un miembro de la Escala Básica de la Policía, es el balance de un suceso ocurrido en la noche del lunes al martes en las inmediaciones del repetidor de

TV situado en el cerro de La Atalaya de nuestra capital. Maria del Mar Perales Serrano y Alfredo Lozano Galán fueron víctimas aquella fatídica noche de 20 de abril. Isidro Mejías, de 33 años, casado y padre de dos hijos fue el que causó su muerte. Maria del Mar y Alfredo eran una joven pareja, que acudió a La Atalaya aquella misma tarde, para pasar el día y volver ese mismo día. Sin embargo su regreso a casa nunca sucedió. A las dos de la madrugada, Isidro Mejías llegó al lugar de los hechos, se puso delante del Citroën Visa de Alfredo, y descargó su pistola contra la pareja.

Maria del Mar presentaba un disparo en la muñeca, otro en la mano y dos más en el pecho, mientras que Alfredo presentaba un orificio de bala en el ojo y otro en el cuello. Los seguros de las puertas del coche estaban cerrados, lo que nos lleva a la conclusión de que nada sucedió de repente. Ellos, asustados, vieron lo que iba a suceder, y se
Fotografía de los hechos, publicada en Lanza.

encerraron en el coche. El policía, tras matar a los dos jóvenes, se metió en su coche, cerró la puerta y se pegó un tiro en la sien, acabando con su vida, y llevándose para siempre el secreto, ¿por qué lo hizo? Las hipótesis más barajadas fueron la del crimen pasional, y la de una intención previa de suicidio. Ambas quedaron casi descartadas por las razones que doy ahora mismo. Isidro Mejías estaba casado, era padre de dos hijos y todos sus conocidos aseguraron que se le veía muy feliz con su mujer, que siempre iba con ella a todas partes y era un hombre aparentemente fiel. ¿Por qué iba a tener un momento de pasión con aquella chica, e iba a matarla posteriormente junto a su novio por un ataque de celos? Ya no solo por la parte de Isidro sino también por la de Maria del Mar. Su madre aseguró que ella y Alfredo se querían mucho, pasaban el mayor tiempo juntos y cuando no podían, se tiraban horas hablando por teléfono. Cuando Alfredo llegaba a casa, preguntaba si había llamado Maria del Mar. ¿Qué iba a hacerles desquebrajar así sus relaciones? Los padres de las dos víctimas, aseguraron no conocer a aquel policía.

Carretera de la "dama de la Atalaya".
La otra posibilidad que se baraja tiene una parte demostrada. El policía quiso suicidarse. De hecho dejó en su casa una nota a su suegra, pidiéndole que fuera a recoger a su esposa y a sus hijos, que venían de Badajoz ese mismo día a las 20.15. Isidro dejó la nota, acudió al cuartel, recogió su arma personal y subió al cerro de La Atalaya.

Allí, en un intento de acabar con su frustración (esa frustración no tiene explicación a día de hoy) disparó hacia todas partes, con tan mala suerte, que dio a los dos jóvenes. Sin embargo, hay varias cuestiones que también descartan esta parte de la teoría. No la del suicidio planeado, pues eso está prácticamente demostrado, sino la teoría de que se puso a pegar tiros a diestro y siniestro solo por acabar con esa frustración. Primero, todas las balas dieron a los jóvenes, con una precisión bastante curiosa. Si nos fijamos, los disparos iban apuntados hacia la cara. Por eso las balas en la muñeca y mano de Maria del Mar. Tal vez trató de taparse la cara, en un instinto totalmente humano. Segundo, los jóvenes tenían los seguros puestos, sabían que algo malo sucedía. Por tanto.. ¿Cuál fue la causa que llevó a Isidro Mejías a subir hasta allí, matar a la pareja de novios y posteriormente acabar con su vida?. En la actualidad una especie de placa descansa en la zona del asesinato, en memoria de las muertes sucedidas aquella terrible noche.


El antiguo sanatorio de tuberculosos, posterior hospital psiquiátrico. Es un edificio tenebroso, siempre lo he dicho. Si alguna vez se me ocurre rodar una película de terror, sin duda ese sería el escenario. Se construyó con la principal función de sanatorio para tuberculosos. Por ello su situación en una colina, donde daba bastante el sol, y rodeado de árboles y bosques. En su momento seguramente fue un lugar casi lujoso. Sin embargo, al poco de ponerse en funcionamiento el sanatorio, la tuberculosis comienza a erradicar, por lo que en cuestión de meses, el lugar cierra sus puertas. Como curiosidad, decir que el autor (y colaborador del CSIC en aquel momento) Luis Martín-Santos trabajó en el lugar, con conocimientos médicos bastante notables.

Poco después, decide dársele uso al lugar, y se abre como hospital psiquiátrico infantil, teniendo más pacientes. Se crea un campo de fútbol, piscina, columpios.. Sin embargo, el edificio era bien grande para los pocos pacientes que albergaba. La segunda planta solía permanecer cerrada. Entonces, se habilita y se abre no solo para niños, sino también para adultos. Allá por 1980. Ya en aquel momento comienza la "leyenda", pues aseguran que la gente que pasaba por allí, podía escuchar los gritos de los pacientes. Y comienza a extenderse el rumor de que los pacientes son maltratados. Se trata, por supuesto, de elucubraciones, de leyendas y habladurías.

Debemos decir que el lugar fue bien prestigioso. Conrado Carretero, director del centro en aquella época era un hombre bueno y respetado por todos, según asegura la mayoría de las personas que lo conocieron. Pero la negrura que siempre acompañó a la historia de este edificio, hace que de nuevo tenga que ser cerrado, por falta de pacientes. Algunos aseguran que fue debido a una mala situación del edificio, y otros que se debió a diversas desgracias en el interior. El caso es que quedó cerrado, y así ha permanecido hasta el día de hoy. Según me aseguraba mucha gente, las camas seguían en las habitaciones, y las salas acolchadas estaban intactas.

Pude comprobar, hace ahora un mes, que no mentían. Una noche, linterna en mano, nos adentramos en el edificio... Fue la madrugada del 28 al 29 de abril, sobre la 1.30 de la madrugada. Reconozco que el edificio, a esas horas, impresiona más que bastante. Doblamos la curva (también con leyenda, como veremos más adelante) y cruzamos la oxidada verja del viejo sanatorio. Estábamos dentro. No existe puerta de entrada, tan solo un hueco cargado de oscuridad semi-iluminada por el haz de luz de la linterna. La primera planta (donde debía estar la recepción) estaba llena de escombros. Además, el techo en algunos lugares parecía a punto de venirse abajo.

El ascensor de la primera planta era el único que conservaba la típica puerta de metal verde, pues en los pisos superiores donde en aquel tiempo hubo ascensores, ahora solo había huecos. Las escaleras no tienen pasamanos, por lo que también se convierten en un peligro a altas horas de la noche. He de decir que el lugar es terrible. No porque suceda nada paranormal, sino por las sensaciones que provoca en uno mismo, tal vez por la sugestión. Pensar que aquel lugar estuvo habitado siempre por enfermos, por algunas personas, de las cuales probablemente algunas, murieron allí tras años de lucha desesperada por curar su enfermedad. No sé por qué, pero el ambiente está cargado.

Solo el hecho de ver las habitaciones, los largos y angostos pasillos, sumidos en total silencio y oscuridad? impresiona. Sin embargo el lugar donde todos estuvimos más impactados fue en la capilla, en el primer piso. Es un lugar amplio, que ahora tiene el aspecto de una nave industrial con una especie de altar al fondo, y donde recién empalada en un hierro de una pared, yacía una paloma movida por el viento. Allí, el aquel lugar, es donde habían tenido lugar la mayoría de experiencias ouija según me habían contado.

Y cuando íbamos a entrar a una sala contigua de la capilla, decenas de palomas echaron a volar asustadas por la luz de la linterna, causándonos un susto tremendo (y que obviamente, se transformó en risas nerviosas). El viento entraba por todas partes, pues las ventanas no tenían cristales, estaban ya destrozados. Se escuchaban, además, pasos de animales por el techo, parecía que este iba a venirse abajo. Recuerdo además los cuerpos de palomas degollados limpiamente, casi con la precisión de un bisturí o una navaja. Seguramente no se trate de ritos satánicos ni de nada por el estilo, sino de la gente que pulula por el edificio, con botellas de cerveza y cartones de vino en la mano.

El lugar ya no tenía camas, ni muebles (aunque en el momento del abandono si los tuvo, pero hubo gente que arrasó con ellos), pero las salas acolchadas seguían casi intactas. Pudimos encontrar incluso ruedecillas probablemente pertenecientes a alguna camilla. En las paredes, había todo tipo de pintadas. Pero las más macabras, raras y dignas de recordar son la de un niño, con la mano cortada y echando sangre a chorros por el corte, otra que decía: "Aquí se mata a las 2.30", otra "Muerto no te preocupes, tu tranquilo" o "El que entra aquí no sale". Afortunadamente, yo sí salí.

La dama de la Atalaya. La leyenda de la chica de la curva es bien conocida por todos; una joven autostopista alza el dedo en mitad de la noche, y pide al primero que pare, que la lleve a la ciudad. Al cabo de unos minutos, la joven dice al conductor: "Tenga cuidado, en esa curva me maté yo", y sobre esta leyenda base, han ido apareciendo otras muchas derivadas. Hay quien afirma que no se trata de una leyenda, que realmente suceden cosas así en nuestros caminos y carreteras.

En Ciudad Real hay varios puntos calientes en este sentido? La carretera Ciudad Real-Daimiel, donde se aparece una joven que murió allí hace años durante la noche del baile de su graduación, y la otra supuesta chica de la curva se sitúa en la Atalaya. Concretamente en la curva que hay justo a la entrada del antiguo sanatorio (ahora psiquiátrico abandonado).

La madrugada que volvía de pasar unas horas en el sanatorio, un amigo me paró, me preguntó qué tal la experiencia, y luego me dijo: ¿Y de la curva, qué sabes?. Yo me quedé desencajado. Había oído decenas de veces aquella leyenda de la autostopista fantasma, pero nunca nadie me había contado que le hubiera sucedido a él mismo. Nadie, de "tú a tú" me había contado una historia tan asombrosa y a la vez espeluznante- como aquella.

Aquella noche de verano volvía de la Atalaya en una moto con un amigo suyo que era el que conducía. Y bajando justo por aquel lugar, justo en aquella curva, las luces de la moto iluminaron a una figura semitransparente, en camisón. Él hizo un viraje improvisado, pero no pasó nada. No la atropelló, pues aquella figura, simplemente, desapareció. ¿Quién es esa joven? Son muchas las versiones que responden a esta pregunta. Algunos afirman que es la figura de una paciente del antiguo psiquiátrico infantil, que en una de sus crisis, se lanzó por la ventana. Otros aseguran que hubo un secuestro en Ciudad Real, que un mal hombre se llevó a la niña a aquel lugar, y la mató después de violarla. Esta opción es considerada leyenda ya que afortunadamente no existe ningún hecho del estilo que pueda constatarse. Como curiosidad he de decir, que por Internet circula un "mail cadena" con la narración de la visión de esta "dama de la Atalaya", junto a otros sucesos paranormales del lugar.

Otras leyendas en un lugar marcado por la tragedia. Existen otro tipo de leyendas, o de hechos veraces que son inclasificables debido a su extrañeza. Y que tampoco pueden constatarse si no es con testimonios. El primero de ellos es el de la densa neblina que envuelve el lugar algunas noches. Se trata de una simple leyenda, pues no conozco a nadie que haya presenciado tan insólito hecho. Pero es curioso, pues se cuenta que de pronto comienza a descender una niebla (en ocasiones de colores) que hacen imposible la visión. Otras veces se ha descrito este hecho como una aurora boreal en el cielo del cerro de la Atalaya.

El segundo hecho es el de una aparición mariana en una arboleda cercana a un merendero. Se cuenta que en 1939, casi al terminar la guerra civil, una mujer que llevaba un traje blanco y que irradiaba luz se apareció en aquel lugar durante sucesivas noches, y que al terminar la guerra, dejó de aparecer. Otro hecho (y este aparece totalmente constatado) es la visión de al menos un OVNI desde el lugar. Tengo un testimonio de primera mano; sucedió en agosto de 2004, y cinco personas mínimo fueron testigos de cómo tres luces (que no eran aviones) surcaban el cielo a gran velocidad. Al día siguiente, TVE daba la noticia. El avistamiento se hacía público, y no se trataba de un satélite? click para seleccionar
imagen click para seleccionar
fin.
imagen
imagen
imagen
Espiritismo, Ruidos Extranos, Imagenes Inexplicables, tal vez ya los hayas experimentado... Pero, ¿y si te mostramos evidencias de estos Fenomenos paranormales y fantasmales que sucedieron en el Palacio de Linares de Madrid?


Foto de los jardines interiores del fantasmal Palacio de Linares.
El Palacio de Linares. Existe una Leyenda del famoso “Palacio de Linares”, que relata sobre la existencia de un fantasma que habita la construcción: "Raymunda"… Era una joven, fruto de una relación extramarital del Marques de Linares, con una de sus empleadas la cual murió de trágicamente. Esta leyenda ha captado la atención de una gran cantidad de investigadores, que acuden a la Plaza de las Cibeles, en Madrid, que es donde se encuentra el Palacio, hoy convertido en la “Casa de América”.

En 1990, un investigador logro captar una psicofonia por demás escalofriante… La voz de una mujer o niña que dice…

“Mama, Mama, no tengo Mama”
Otro aspecto del Palacio de Linares. En esta escalera se escuchan voces y hasta se han visto figuras fantasmales...

Un par de años después y en otra investigación realizada por otro investigador, en la mismísima mansión del “Palacio de Linares”, se logro captar esta espeluznante psicofonia…

Foto del interior del Palacio de Linares, donde se asegura que vaga el fantasma de Raymunda.
“Mi hija Raymunda… nunca, nunca oí decir Mama”

Según cuenta la leyenda, el marqués José de Murga y Reolid Michelena y Gómez, nacido en Madrid, el 13 de febrero de 1833, se había casado sin saberlo con su propia hermana, Raimunda Osorio y Ortega. Raimunda era hija de una cigarrera hacia la que había sentido una especial atracción el padre del Marqués, un riquísimo financiero de la época que amasó una inmensa fortuna en Cuba.


El padre del Marqués, un hombre de talante liberal, había inculcado a su hijo, un sentido práctico de la vida. Al parecer, el rechazo que el acaudalado industrial, Mateo de Murga Michelena, sentía por las bodas de conveniencia, tantas veces celebradas para mantener y engrandecer, las grandes fortunas de la época, propició que el joven José de Murga, conociera a la que sería su esposa, en un ambiente poco cercano, a los más propios de su condición social. Así fue como el que fuera primer Marqués de Linares, entablaría relaciones con Raimunda, la hija de una cigarrera que trabajaba en la fábrica de Tabacos de Madrid.

Cuando el padre del protagonista de esta turbulenta historia, supo de las relaciones sentimentales que su hijo mantenía, con la mujer que era fruto de los tempuosos amores que mantuvo hacia 1830 con la cigarrera, envió repentinamente a su heredero a estudiar a Londres, con el propósito de que el joven Murga, olvidara aquel amor que sin saberlo, se encarnaba en la persona de su propia hermana.

Al cabo de un tiempo, José de Murga regresó de Londres y llevó a cabo su firme propósito de contraer matrimonio con su enamorada Raimunda. Ya había fallecido su padre y el matrimonio se celebró, sin que los cónyuges supieran su relación de parentesco. Se dice que José de Murga, además de noble, senador del Reino por la provincia de Segovia y poseedor de una inmensa fortuna heredada de su padre y hermanos, encontró una carta que su padre en vida, no llegó a enviarle, en la que relataba la incestuosa relación de consanguinidad con su esposa. Pero ya era tarde, anteriormente, y fruto del amor que se profesaban, concibieron una niña, a la que la ilustre familia decidió apartar de su entorno para salvaguardar el buen nombre de la casa. Entonces, la madre de la pequeña, Raimunda Osorio, aceptaría llena de amargura, que su propia hija fuera llevada a un hospicio de Madrid y le puso el nombre supuesto de María Rosales. En el testamento José de Murga y su esposa, declararon no tener hijos ni probabilidad de tenerlos, en lo sucesivo fallecen.

En mayo de 1990, diferentes medios informativos, difundían por todo el país, las presuntas psicofonías que afirmaba haber conseguido registrar en el edificio, Carmen Sánchez de Castro, quien se presentaba como doctora, psicóloga o psiquiatra. Estas fueron algunas de las psicofonías que obtuvo:

"¡Mamá, mamá!...¡Nunca oí decir mamá!". "¡Yo también estoy aquí!". "Mi hija Raimunda, nunca oyó decir mamá". "¡Asesinos, asesinos!". "Estamos aquí para la eternidad" click para seleccionar
imagen click para seleccionar
imagen click para seleccionar
FIN
imagen
imagen